Skip to content

Género y derecho al agua

Portada del nº 97 de la Revista Prosalus

Toda persona tiene derecho a disponer de agua suficiente, salubre, aceptable, accesible y asequible para el uso personal y doméstico. Los Estados tienen la obligación de respetar, proteger y garantizar este derecho, así como el hecho de que su ejercicio se produzca sin ningún tipo de discriminación. Las mujeres soportan una desproporcionada carga en la obtención del agua y, paradójicamente, son frecuentemente discriminadas en los procesos de toma de decisiones en todo lo relacionado con el agua y saneamiento. Cuando una persona dispone de menos agua, o de mala calidad, o a mayor distancia, o más cara y además no tiene voz ni voto en las decisiones por el hecho de ser mujer, se está violando doblemente su derecho al agua.

 

Archivo descargable: