Skip to content

Un Planeta sin plásticos

El  próximo 5 de junio La India albergará las celebraciones globales del Día del Medio Ambiente de 2018, bajo el lema “Un planeta #SinContaminación por plásticos”. Cada año, el mundo usa 500.000 millones de bolsas de plástico y compramos 1 millón de botellas de plástico ¡por minuto! En la última década, producimos más plástico que en todo el siglo pasado. Según Greenpeace, la producción mundial de plásticos se acercará en 2020 a los 500 millones de toneladas (un 900% más que en 1980). Hasta 12 millones de toneladas de basura reciben cada año mares y océanos, lo que equivale a descargar más de un camión de basura por minuto. Para colmo, el 50% del plástico que utilizamos es desechable o de un solo uso.

India tiene una de las tasas de reciclaje más altas del mundo y está emergiendo como líder en este sector. Erik Solheim, secretario general adjunto de las Naciones Unidas y director ejecutivo de ONU Medio Ambiente, señaló que "el país ha demostrado un tremendo liderazgo global frente al cambio climático y la necesidad de migrar a una economía baja en carbono. Esta es una emergencia global que afecta todos los aspectos de nuestras vidas, incluyendo el agua que bebemos y la comida que comemos, además de destruir nuestras playas y océanos".

En América Latina y el Caribe, las celebraciones tendrán su capital regional en Perú, uno de los primeros países en unirse a la campaña Mares Limpios de ONU Medio Ambiente, que busca reducir drásticamente la contaminación por plásticos en los océanos.

Los envases de plástico no reducen el desperdicio alimentario
Según un reciente informe que publicó Amigos de la Tierra, el uso de envases de plástico para garantizar la conservación de los alimentos no reduce el despilfarro alimentario. Algunas de las causas que se han podido observar del despilfarro alimentario, causado por el envasado, son los requerimientos de calibre por tamaños de envases, que hacen que se eliminen productos comestibles en la producción, o los muti-packs. Estos últimos obligan a comprar una cantidad de producto que puede ser superior a la que realmente se necesita y generan residuos plásticos.

Como ya hemos analizado en numerosas ocasiones desde la campaña “Derecho a la alimentación. Urgente” y desde la iniciativa Yonodesperdicio, la especulación con los alimentos a veces provoca una sobreproducción que, por un lado, puede devaluar su precio ocasionando un incremento de los residuos alimentarios, y por otro, inflar el precio de estos alimentos en los países de origen, haciendo que la población local no puede acceder económicamente a ellos. Este sistema agroalimentario tan deficiente es una de las causas principales del hambre y la desnutrición, que en el último año volvió a elevar la cifra de personas hambrientas por encima de los 815 millones.

España se ha convertido en el quinto mayor productor de la UE de plástico y solo reciclamos el 30%. Para llevar la atención a este grave problema nace el Desafío GreenFriday que tiene un doble objetivo. Por un lado, pretende acelerar la transición hacia la economía baja en carbono fomentando y visibilizando la oferta de productos y servicios responsables, y por otro, fomenta la puesta en marcha de hábitos de consumo responsable para luchar contra el cambio climático. Entre los días 1 y 10 de junio, las empresas que se han sumado al Escaparate #PorElClima ofrecerán descuentos para impulsar un consumo más responsable y visibilizarán las acciones que se realizan para promover un consumo responsable.
 
El uso del plástico es insostenible y es un claro ejemplo de los impactos de la cultura del usar y tirar.
Es un problema asociado a los modos de consumo, ya que la mayoría se emplean para envases de un solo uso. Necesitamos ir al origen del problema y reducir la cantidad de plástico que se pone en circulación y apostar por la reutilización. Ya hay un movimiento creciente de personas en todo el mundo que se comprometen con un estilo de vida libre de plásticos de un solo uso. ¿Te animas?