Skip to content

Un plan, pero ¿para qué?

Ilustración de Lusmore Dauda_Cooperación por los suelos

Marco Gordillo, Coordinadora de ONGD-España. Hace ya casi 20 años la cooperación española se dotó de una herramienta de planificación cuatrienal —los planes directores— para fijar sus objetivos y prioridades. En las próximas semanas se aprobará el quinto. Llegamos a él tras años de durísimos recortes, en torno a un 75%, lo que nos sitúa en el pelotón de la comunidad de donantes, y sin visión política a largo plazo, pese a que se enmarque en una agenda internacional que tiene la vista puesta en el 2030.

En la Coordinadora de Organizaciones de Desarrollo nos hemos volcado en las últimas semanas en aportar y proponer mejoras al primer borrador. Algunas de ellas han sido incorporadas a la segunda versión, pero no se han solventado por completo las seis carencias básicas que ya se habían señalado. Por ello, la nueva propuesta de Plan Director sigue siendo inconsistente. Hemos desperdiciado una gran oportunidad.

El V Plan Director no va acompañado de una memoria económica. ¿Alguien se imagina al Consejo de Ministros aprobando la estrategia nacional de infraestructuras ferroviarias sin una previsión económica?

En 2013, en la 68ª Asamblea General de Naciones Unidas, Mariano Rajoy afirmó que, a medida que creciese la economía española, el Gobierno volvería a apoyar una “inversión en cooperación al desarrollo generosa, inteligente y eficaz”. Una vez iniciada la senda de crecimiento económico, que el Ejecutivo pregona, es hora de cumplir la palabra.

España debe normalizar su Ayuda Oficial al Desarrollo y acercarse a países de su entorno, como los de la UE-15, con 0,51% de la Renta Nacional Bruta destinada a cooperación. En 2016 la ayuda española, realmente destinada a desarrollo, solo alcanzó el 0,16%. Todos los grupos parlamentarios aprobaron el pasado noviembre una Propuesta No de Ley (PNL 161/002620) en la que asumían el compromiso de alcanzar en 2020 como mínimo el 0,4%.

De cara al futuro, tampoco se plantea en la propuesta del Ejecutivo ningún proceso de diálogo ni las herramientas necesarias para garantizar la continuidad y sostenibilidad de las acciones estratégicas en los siguientes planes directores.

Queremos una cooperación española centrada en el desarrollo sostenible, la lucha contra la desigualdad y el respeto de los derechos humanos. Nosotras no solo queremos un plan. Queremos que el plan salga bien ahora y en el futuro.

ARTÍCULO COMPLETO

Ilustración de Lusmore Dauda