Skip to content

Suelos sanos para una vida sana

Infografia de la FAO representando suelos sanos

La Asamblea General de las Naciones Unidas ha declarado el presente año como Año Internacional de los Suelos, con el lema “Suelos sanos para una vida sana”.

Cada año se pierden en todo el mundo hasta 50.000 kilómetros cuadrados de suelo, aproximadamente el área de Costa Rica. El suelo es un recurso natural que corresponde a la capa superior de la corteza terrestre. Contiene agua y elementos nutritivos que los seres vivos utilizan. El suelo es vital, ya que el ser humano depende de él para la producción de alimentos, la crianza de animales, la plantación de árboles, la obtención de agua y de algunos recursos minerales. En él se apoyan y nutren las plantas en su crecimiento y condiciona, por tanto, todo el desarrollo del ecosistema.

La erosión del suelo se está acelerando en todos los continentes y está degradando unos 2.000 millones de hectáreas de tierra de cultivo y de pastoreo, lo que representa una seria amenaza para el abastecimiento global de víveres. Cada año la erosión de los suelos y otras formas de degradación de las tierras provocan una pérdida de entre 5 y 7 millones de hectáreas de tierras cultivables. En los países subdesarrollados, la creciente necesidad de alimentos y leña han tenido como resultado la deforestación y cultivo de laderas con mucha pendiente, lo que ha producido una severa erosión de las mismas. Además, hay que tener en cuenta la pérdida de tierras de cultivo de primera calidad debido a la industria, los pantanos, la expansión de las ciudades y las carreteras. La erosión del suelo y la pérdida de las tierras de cultivo y los bosques reduce, además, la capacidad de conservación de la humedad de los suelos y añade sedimentos a las corrientes de agua, los lagos y los embalses.

Científicos del Centro Internacional de Información y Referencia de Suelos (ISRIC, por sus siglas en inglés) estimaron ya en el año 1991 que la humanidad estaba degradado, a una gran velocidad, un área del tamaño de los Estados Unidos y Canadá juntos (cerca de 20 millones de km cuadrados).

Los problemas más comunes en relación con el suelo tienen que ver con las actividades de las personas. La erosión, la desertificación, la contaminación, la compactación, el avance de las ciudades y urbanización, y la pérdida de fertilidad, se encuentran entre los problemas más graves que afectan hoy a los suelos. Los efectos de la degradación de suelos deben tenerse en cuenta en las diversas actuaciones sobre el territorio...

 

Artículo completo en el nº 105 de la revista Prosalus