Skip to content

Por fin una Secretaría de Estado de Cooperación

El nuevo Gobierno acaba de anunciar la creación de una Secretaría de Estado para Cooperación, por fin. Desde hace años, las organizaciones de desarrollo hemos reclamado que esta política pública cuente con un peso específico en la estructura de Gobierno, recursos suficientes y un objetivo claro de erradicar la pobreza y la desigualdad.

La recuperación de una secretaría exclusiva para cooperación es un paso importante para situar esta política en el centro de la acción de Gobierno y dotarla de los medios y recursos que nos permita enfrentar desafíos importantes: la justicia de género, el cambio climático, la desigualdad, la fiscalidad justa, los conflictos y la pobreza. Todo lo que representa la Agenda 2030, porque no hay ODS sin cooperación al desarrollo.

La política más castigada con la crisis

Es difícil encontrar una política pública que haya sido más castigada económicamente que esta a lo largo de la pasada década. La Cooperación Española perdió 7 de cada 10 euros de su presupuesto, 8 si hablamos de la ayuda humanitaria. Por tanto, en esta legislatura nos toca decidir si la revivimos o dejamos que desaparezca.

El presidente de La Coordinadora de Organizaciones de Desarrollo, Andrés R. Amayuelas, señalaba hace unos días que: “confiamos en que la creación de la Secretaría de Estado de Cooperación venga acompañada de medidas que aseguren el necesario cambio de rumbo”. Para ello es necesario reformar y reforzar la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y apostar no solo por los proyectos de desarrollo, sino también por la educación para la ciudadanía global y la ayuda humanitaria. Además, debe garantizarse que la ayuda sea genuina, es decir, que no responda a intereses comerciales, geoestratégicos o de control de fronteras; así como seguir apostando y fortaleciendo la cooperación descentralizada, que es una de las señas de identidad del sistema de cooperación español.

Hoja de ruta y presupuesto

La primera medida, si queremos lograr todo lo anterior, es que España deje de formar parte del vagón de cola de Europa y alcance el 0,5% de la Renta Nacional Bruta para Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) al final de legislatura, como paso previo hacia el 0,7%. Los Presupuestos Generales del Estado para 2020 son la primera oportunidad para materializar este compromiso de legislatura.

Tal y como afirmó Pedro Sánchez en la ONU, nuestro país deberá situar en el centro de su acción exterior a la cooperación como principal herramienta para definir su papel en el mundo y cumplir con la Agenda 2030. Necesitamos contar con instituciones fortalecidas e instrumentos clave que garanticen una política fuerte y eficaz. Afrontar la recuperación presupuestaria y la reforma del sistema de forma dialogada con los actores y el Parlamento serán los primeros desafíos de la Secretaría de Estado.

Por último, pero no menos urgente es garantizar que la defensa de los derechos humanos y el respeto por el planeta guíen todas las políticas públicas, sean económicas, comerciales o migratorias –de ámbito doméstico o internacional–, como requisito para avanzar en los compromisos de la Agenda 2030.

Más información:

https://elpais.com/elpais/2020/01/27/3500_millones/1580103101_417669.html

https://coordinadoraongd.org/2020/01/saludamos-la-creacion-de-la-secretaria-de-estado-de-cooperacion-y-confiamos-que-sea-el-primer-paso-de-un-cambio-de-rumbo/

 

Imagen de Prettysleepy1 en Pixabay