Skip to content

Pobreza y hambre estructurales en España

Portada del informe del Estado Social de la Nación 2017

La Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales ha publicado el Informe sobre el estado social de la nación 2017. En este informe se analiza la situación social de España y se asegura que la sociedad española no está viviendo las consecuencias de la crisis, sino que estas dificultades por las que atraviesa son las consecuencias de un nuevo modelo de sociedad.

A pesar de que algunos indicadores económicos muestran una mejora, los riesgos de exclusión, la precariedad, el aumento de desigualdades y menores oportunidades de movilidad social son algunos rasgos de este nuevo sistema ya que, aunque la riqueza crezca, no sirve de nada si solo afecta a un número reducido de personas en situación privilegiada.

Los autores del informe, la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales, tienen un conocimiento directo de las dificultades que vive parte de la sociedad y conocen bien la realidad de un número relevante de personas que viven sumidos en la pobreza y en la exclusión social y con pocas oportunidades de cambiar esta situación. Según algunos de los datos, el 33,7% tiene dificultades o muchas dificultades para llegar a final de mes. Destaca el dato que afirma que el 2,6% de los hogares no pueden permitirse  comer carne, pollo o pescado al menos cada dos días y casi medio millón de hogares no puede garantizar una alimentación adecuada, por lo que el hambre afecta en España como poco a dos millones de personas.  Además la mala alimentación perjudica sobre todo a niños y niñas, que ven impedido su desarrollo normal.

Aunque en España se ha registrado un descenso de la pobreza, no en todos los casos ha sido así, y los indicadores que indican una mejora de la economía no repercuten de la misma manera para todos/as. Hay un amplio sector de la población que vive en situación de desempleo y se está quedando al margen del mercado laboral. SIGUE LEYENDO