Skip to content

No actuar contra el cambio climático sale caro

Hoy se presenta el informe de la Comisión Mundial sobre Adaptación al Cambio Climático, comisariada por personalidades como el ex-secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, el fundador de Microsoft, Bill Gates, o la alcaldesa de París, Anne Hidalgo. El informe asegura que los próximos 15 meses son “críticos” para poder mitigar los peores efectos del actual recalentamiento de la Tierra.

Si no se ponen en marcha medidas eficaces de adaptación en todo el mundo, a mediados de este siglo la producción agrícola mundial bajará un 30% y el problema será aún más grave porque la demanda de alimentos básicos crecerá un 50% para el 2050, debido al aumento de la población. La falta de agua aumentará un 28%, afectando a 1.400 millones más de personas y el aumento del nivel del mar provocará un coste económico anual de 1 billón de dólares, a partir de mediados de este siglo.

Durante la presentación de este informe en Washington, Bill Gates ha señalado que “los más afectados son los millones de pequeños agricultores y sus familias, que luchan contra la pobreza y el hambre, debido a los bajos rendimientos de los cultivos causados por los cambios extremos de temperatura y lluvia”, mientras que el ex-secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, remarcaba que el cambio climático no respeta las fronteras y que “es un problema internacional que sólo se puede resolver con cooperación”.

A pesar de los preocupantes datos, el informe también ofrece datos para la esperanza. Las expertas y expertos que han participado indican que invertir 1,63 billones de euros a nivel global para la adaptación al cambio climático podría generar 6,9 billones de euros en beneficios netos entre 2020 y 2030 en cinco áreas: sistemas de alerta temprana, resistencia de las infraestructuras al cambio climático, mejorar la producción de la agricultura ente la sequía; aumentar la protección de los manglares e inversiones en fortalecer los recursos hídricos, según un informe presentado este martes.

Una de las conclusiones que remarca el documento es que no actuar contra el cambio climático es mucho más caro que adoptar medidas de adaptación. El informe demuestra que si los países en vías de desarrollo invierten 800 millones de euros en la puesta en marcha de planes de alerta para prevenir desastres naturales como los huracanes, se podrían evitar 16.000 millones de dólares en pérdidas económicas cada año.

HUELGA MUNDIAL POR EL CLIMA

Los objetivos de reducción de gases de efecto invernadero (GEI) no están siendo cumplidos por las naciones del mundo. El planeta en su conjunto incrementó entre 2017 y 2018 un 2,7% la producción de gases que producen la crisis climática. Entre 1990 (año de referencia) y 2016 el Estado español aumentó sus emisiones un 12,9%, mientras que el conjunto de la UE las redujo un 24%, según datos de la UE.

En el caso de la región mediterránea, en la que se encuentra la Península Ibérica y que es una de las más vulnerables ante el cambio climático, si no se limita el incremento de la temperatura media global en 1,5ºC, las consecuencias serán catastróficas: olas de calor más intensas y prolongadas, sequías recurrentes, desertificación, aumento de los fenómenos meteorológicos extremos, pérdida de biodiversidad, falta de disponibilidad de agua potable y tierras fértiles, incendios más virulentos, empobrecimiento y aumento de las desigualdades en cualquiera de sus expresiones, entre otras…

Esta Huelga Mundial por el Clima, que se celebrará a nivel global el próximo 27 de septiembre y que en España ya han respaldo más de 100 organizaciones, busca que se declare de manera inmediata el estado de emergencia climática y que se tomen las medidas concretas necesarias para reducir a cero las emisiones netas de gases de efecto invernadero.