Skip to content

Muévete contra la desigualdad obscena

Banner de Pobreza Cero 2017

Con motivo del Día Internacional de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, el próximo 17 de octubre, las personas, movimientos y organizaciones que impulsamos Pobreza Cero hacemos un llamamiento a la sociedad para que se movilice para lograr medidas concretas y efectivas contra la pobreza y la desigualdad.

La riqueza no es un problema en sí misma, pero sí el acaparamiento y la concentración de la misma. El enriquecimiento económico desmedido de unas pocas personas a costa del empobrecimiento de millones de personas es intolerable, inmoral, inhumano, indigno y obsceno. El 1% de las personas más ricas del planeta han incrementado sus ingresos en un 60% en los últimos 20 años, siguiendo un modelo que persigue, entre otros objetivos, la maximización del beneficio en detrimento de la sostenibilidad medioambiental y de los derechos laborales y económicos. Y la crisis financiera no ha hecho más que acelerar esta tendencia.

El crecimiento económico no es igual para todo el mundo. En España, el 28,6% de la población está en de riesgo de pobreza y exclusión, según el indicador AROPE. Desde el inicio de la crisis, España se ha convertido en el segundo país de la UE, tras Chipre, donde más ha crecido la desigualdad, 20 veces más que el promedio europeo. En 2016, la nómina total de los trabajadores por cuenta ajena fue 33.600 millones de euros inferior a la percibida en el 2008. Mientras, el beneficio empresarial se incrementó en 7.850 millones.

Cada año, los países en desarrollo pierden 100.000 millones de dólares como consecuencia de la evasión fiscal de grandes empresas a través de paraísos fiscales, dejando de ingresar, además, miles de millones de dólares al ofrecerles exenciones y exoneraciones fiscales. Del incremento del 75% del PIB entre 1990 y 2010, el 10% más rico ha acaparado un 48% del crecimiento, mientras que el 10% más pobre solo se ha beneficiado del 0,6%. Las diferencias y las desigualdades son notables.

Sabemos cuáles son los problemas y conocemos muchas de sus causas estructurales; también sabemos que existen soluciones reales y factibles. Queremos soluciones basadas en derechos. Exigimos políticas cuyo centro sea la justicia social y medioambiental. En concreto:

COMPROMISOS PARA NO DEJAR A NADIE ATRÁS

  • Aumento del presupuesto para políticas públicas sociales de inclusión y protección: inversiones en educación y en medidas eficaces para la protección de la infancia; inversiones en sanidad y la anulación del Real Decreto 16/2012 para restaurar la sanidad universal; políticas para la igualdad de género y los planes contra la violencia de género; medidas de protección del desempleo y la inserción socio-laboral; renta mínima de inserción para cumplir con la Ley de Prestación de Ingresos Mínimos; cumplir la Ley de Dependencia y pagar las ayudas que se recogen en la misma.
  • Aumento de los fondos destinados a la solidaridad global; además de desligar la cooperación al desarrollo y la ayuda humanitaria de intereses comerciales, así como de la seguridad y control de fronteras.

MEDIDAS PARA GARANTIZAR LA REDISTRIBUCIÓN

  • Justicia fiscal a través de políticas tributarias justas, progresivas y suficientes, que sostengan las políticas sociales (aprobar una ley contra el fraude y los paraísos fiscales, impuesto a las transacciones financieras).