Skip to content

Las desigualdades de género con lupa

Ilustracion de Poletika.org sobre la violencia de género

Escrito por María González

Publicado en el blog (Des)igualdad

Desde hoy, la plataforma Polétika.org pondrá la lupa también sobre la desigualdad de género y sobre todo lo que los partidos políticos digan y hagan en relación a nuestras peticiones para una sociedad más igualitaria, donde las mujeres puedan ejercer plenamente sus derechos.

Una vida libre de violencia

El feminicidio, aún siendo la más brutal de las expresiones de violencia, es sólo la punta del iceberg. No sólo porque las mujeres asesinadas normalmente han padecido previamente agónicas formas de maltrato (ellas y sus criaturas en caso de haberlas), sino porque en nuestra sociedad coexisten múltiples formas de violencia que se ejercen sistemáticamente contra las mujeres y que la mayor parte de la población ni siquiera percibe. Una vida libre de violencia es un requisito imprescindible para poder vivir de forma plena y autónoma, así como para el disfrute del resto de derechos.

Cuesta imaginar un motivo que hubiera causado el asesinato de más de un millar de personas sin que el Estado hubiera movilizado todos sus recursos para evitarlo. Y esto es lo que está pasando con el feminicidio: los asesinatos de mujeres por el simple hecho de serlo.

Las medidas de austeridad de los últimos años han castigado con especial dureza a las mujeres. Y no sólo porque los recortes presentaran sesgos de género, sino porque incluso en época de bonanza en nuestra sociedad existía todavía una flagrante desigualdad entre hombres y mujeres, desigualdad que como todas las demás, la crisis no ha hecho más que profundizar.

A pesar de que son muchas las demandas existentes desde el movimiento de mujeres y feminista, nos hemos centrado en las tres que consideramos más importantes: la erradicación de todas las formas de violencia hacia las mujeres, avanzar hacia una organización social más justa de los cuidados y restablecer la estructura institucional y presupuestaria necesaria para alcanzar la igualdad.

Un gran Pacto de Estado

Por ello, proponemos no sólo un gran Pacto de Estado contra todas las violencias de género, sino también que la legislación y las medidas de prevención, protección y reparación contemplen todas las formas de violencia de género para que la población y las instituciones aprendan a reconocer y frenar estas otras formas de ejercer violencia hacia las mujeres.

Por otro lado, una sociedad centrada en las personas y su cuidado, con una total corresponsabilidad entre hombres y mujeres será no sólo una sociedad más igualitaria y justa, sino también una sociedad más feliz.

Necesitamos jornadas laborales más racionales y productivas para que todas y todos podamos dar y recibir los cuidados que necesitamos sin necesidad de renunciar a crecer en otros ámbitos de la vida.  También una cobertura universal y de calidad para las personas con dependencia, centros de educación infantil públicos y respetuosos, permisos de paternidad igualados a los maternidad así como mayor reconocimiento económico y cobertura legal total para las trabajadoras de las profesiones vinculadas con el cuidado, que como sabemos –en el caso de ser remuneradas- son las más precarizadas.

Y para que se puedan impulsar todas estas políticas, se requiere restablecer las instituciones específicas pro-igualdad y dotarlas de presupuesto suficiente.