Skip to content

La realidad aterra más que Halloween

Personajes de la campaña "Our Land Our Business"

Las noticias de la Operación Púnica –que debería haberse llamado “Impúdica” por todas las indecencias que ha puesto al descubierto– nos dejan pensando si hay alguna posibilidad de regeneración en la vida política española o si habría que hacer una gran operación de compostaje para intentar sacar algo aprovechable de tanta putrefacción.

Oxfam ha lanzado su informe y campaña sobre la desigualdad con datos aterradores, aberrantes, inhumanos; una concentración de riqueza que supera todas las cotas de la obscenidad. Y Caritas nos ha dado los titulares de su VII informe FOESSA que nos deja ver que, mientras se recortan los presupuestos destinados a políticas sociales y se aprueban créditos extrapresupuestarios para armamento, nuestra vida, la de la mayoría de los españoles y españolas, sufre un progresivo y dramático deterioro. Algunos de los indicadores son como para sentirnos absolutamente tercermundistas.

Por si esto fuera poco, el Banco Mundial ha hecho público también esta semana pasada su informe anual “Doing business” que ha venido precedido de una avalancha de críticas. Y no es para menos. El informe hace una especie de ranking de países en función de la facilidad que puede encontrar el capital para hacer negocios en ellos. Hay países que pierden puntos en este ranking por el hecho de que ha habido una reforma legal que establece un incremento del aporte de las empresas en las cotizaciones de seguridad social a efectos de jubilación; otros pierden posiciones por haber aumentado impuestos destinados a financiar políticas sociales o por imponer tasas medioambientales. Parece que, para este informe del Banco Mundial, cualquier tasa destinada a cubrir los gastos de recogida de basuras o la construcción de carreteras o contribuciones sociales son un obstáculo indeseable a los negocios. Seguir leyendo...

 

Relacionada con: