Skip to content

La cooperación española se estanca en la cola de Europa

Fuente: Coordinadora ONGD-España. Tras años de enorme debilitamiento de la ayuda oficial al desarrollo esapñola, el anunciado incremento de 109 millones para cooperación inicia una débil recuperación, aunque claramente insuficiente y muy lejos de la ruta para cumplir con el compromiso del gobierno de alcanzar el 0,4% de la RNB para final de la legislatura. Esta subida supone alrededor de un 5% de incremento en los fondos con respecto al año pasado. Con este ritmo de crecimiento necesitaríamos 25 años para llegar al compromiso del 0,7%.

Una de las cuestiones que más sorprende es que el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación (MAUC), principal responsable de la política de Cooperación, no recupere su protagonismo. En 2011, el MAUC manejaba el 57% de los fondos de cooperación; con estos presupuestos no llega ni al 25%. Las partidas gestionadas por las ONG se mantienen igual; lo que supone olvidar a organizaciones que contribuyen de manera efectiva a la mejora de las condiciones de vida de millones de personas en todo el mundo.

Estas son algunas de las claves de los presupuestos en materia de cooperación:

  • Casi el 70% de ese aumento irá destinado al Fondo del Agua y al FONPRODE; fondos con baja capacidad de ejecución y con partidas supuestamente reembolsables. En contraste, las partidas que más contribuyen al desarrollo se mantienen prácticamente estancadas.
  • El Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación (MAUC), principal responsable de la política de Cooperación, se mantiene muy alejado del protagonismo que le corresponde.
  • Se observa una leve recuperación de la Acción Humanitaria, lo que supone un gesto positivo.
  • Las partidas destinadas a las organizaciones sociales no aumentan y se seguirán financiando mayoritariamente a través de la contribución ciudadana a través de la casilla de fines sociales.
  • Con las cifras planteadas, España no va a salir de la zona de excepción en el marco de la Unión Europea, donde seguimos ocupando el vagón de cola.

Aunque se trata de unos presupuestos que recuperan partidas sociales, esta recuperación se olvida de la cooperación para el desarrollo. En un contexto nacional e internacional en el que se debilitan las políticas sociales y crecen los discursos del odio, la cooperación y su trabajo en educación ciudadana es más necesaria que nunca.

Más información

Imagen de Knerri61_Pixabay con licencia CC0