Skip to content

La Ayuda Oficial al Desarrollo sigue sin remontar en 2018

La Coordinadora de ONGD-España realiza todos los años un análisis de la Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) con el objetivo de evaluar la dirección de dicha política e informar a la ciudadanía del grado de cumplimiento del país con los compromisos internacionales y de fomentar este debate en el proceso presupuestario. Este análisis se realiza revisando el anteproyecto de ley de los PGE 2018 y el informe “Ayuda Oficial al Desarrollo de la Administración General del Estado (AGE). Propuesta Presupuestos Generales del Estado para 2018”.

Desde el año 2012, el esfuerzo de ayuda oficial ejecutada está por debajo del 0,2%. Esta es una línea roja de carácter simbólico, ya que es el mínimo exigido por parte de la OCDE a los países para pertenecer al club de donantes. Recordemos que, de los países de la UE-15, solo España (0,19%), Portugal (0,18%) y Grecia (0,16%) no alcanzaron dicho umbral en 2017, situándose la media de la UE en 0,49%.

En 2018 la AOD española alcanzará los 2.602 millones de euros, el 0,22%. En términos absolutos significa 151 millones de euros más que lo presupuestado en 2017. Aunque los PGE 2018 no contribuyen a degradar aún más el sistema de cooperación de los últimos ejercicios, tampoco ayudan a su recuperación. Debemos seguir hablando del estancamiento o crecimiento nimio de instrumentos canalizados a través de las ONGD o de la ayuda humanitaria. Este pírrico aumento implica alejarse del objetivo de alcanzar el 0,4% al final de la legislatura, que a este ritmo no se logrará hasta dentro de 15 años.

Además, la Coordinadora alerta de cómo el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC) sigue haciendo una excesiva apuesta por la cooperación de carácter reembolsable a través del Fondo de Promoción del Desarrollo (FONPRODE), principal instrumento de la cooperación financiera que se divide en préstamos, inversiones en vehículos financieros, el Fondo para Concesiones de Microcréditos y Donaciones. Este instrumento lleva, además, tres años de infra-ejecución pues sólo se han gastado 1 de cada 5 euros presupuestados.

Como señala el informe Aidwatch de Concord, la AOD española viene de situarse en 2016 a la cabeza de la “ayuda inflada” en Europa, es decir, aquella que no está orientada a la reducción de la pobreza y a apoyar a los países y personas que viven con mayores necesidades, si no a cubrir costes domésticos, como el FONPRODE, que sí son contabilizados por los donantes como ayuda, según las normas actuales del Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE.

La falta de recuperación de la AOD constituye un elemento especialmente crítico en un año en que se pretende afrontar el Examen Nacional Voluntario en el Foro Político de Alto Nivel, en julio de este año. Recordemos que la firma de la Agenda 2030 supone la renovación del compromiso con el 0,7%. Es inconcebible considerar el “Plan Director de la Cooperación Española” como una política  palanca para la implementación de  los ODS en nuestro país.

Por último, estos presupuestos se presentan bajo el lema de ser “los más sociales de toda la democracia”. Sin embargo, los análisis muestran que estamos en los niveles más bajos de los últimos años, con 4.500 millones de euros menos en educación y sanidad, un tercio de los recursos en vivienda, 6,7% menos en dependencia y un 52% menos en cooperación respecto a 2011. Es necesario revertir esta situación si se quiere cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

DESCARGA DEL INFORME