Skip to content

Estado de la Pobreza en España 2017 - Informe AROPE

Informe AROPE 2017

Acaba de publicarse "El Estado de la Pobreza. España 2017. VII Informe anual sobre el riesgo de pobreza y exclusión", realizado por EAPN España, y las cifras son tristes y demoledoras. Si alguna vez tuvimos la ilusión de ser una sociedad de “clase media”, donde la mayoría vivía con cierta holgura, podemos olvidarnos porque la radiografía que arroja el informe está muy alejada de ello. Sólo en España 12,9 millones personas (27,9% de la población) se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión social.

El indicador AROPE, que mide el riesgo de pobreza y exclusión, está compuesto por tres factores: baja intensidad de empleo, pobreza y carencia o privación material (PMS). Aproximadamente el 6,4% de la población, más de 2,9 millones de personas, viven en pobreza severa (hogares cuyo total de ingresos por unidad de consumo es inferior a 342 € al mes). Y el 2,1% de la población (1.025.736 personas) sufre los tres factores del indicador AROPE, viviendo en la peor situación económica y social posible.

Dentro de lo que se considera carencia o privación material severa se contemplan factores como no poder hacer frente a gastos imprevistos. Justamente, el 38,7% de la población en España no tiene capacidad para afrontar gastos extras; el 9,8% ha tenido retrasos en el pago de gastos relacionados con la vivienda principal en los últimos 12 meses (hipoteca o alquiler, recibos de gas, comunidad, etc.); y el 10,1% no puede permitirse mantener la vivienda a una temperatura adecuada.

Llegar a final de mes es algo que más de la mitad de la población hace con grandes dificultades, concretamente el 62,6% de las personas de este país. Este grupo está compuesto por un 27% para quienes supone cierta dificultad; un 19% que reconoce tener dificultad; y un 16,6% que admite tener mucha dificultad.

Otra de las conclusiones que arroja el informe es que el PIB y la pobreza no van de la mano. A pesar de la recuperación macroeconómica, la pobreza afecta a un 22,3% de la población, porcentaje que es el más alto de la serie histórica y equivale a 10.382.000 personas. Cuando la crisis amenaza, los daños comienzan siempre por la población pobre y, cuando se controla, ésta es la última en beneficiarse. Desde el año 2008, el número de personas en riesgo de pobreza se ha incrementado en más de 1.242.000. Otro dato que puede resultar paradójico es que sólo el 31,4% de las personas pobres está en paro. Es decir, no es solo el desempleo lo que define la pobreza, también la calidad del empleo que se crea afecta.

Si nos fijamos en diferentes sectores de la población:

  • las personas entre los 16 y 29 años tienen la tasa más alta de pobreza y exclusión, con un 37,60%, mientras que los menores de 16 años presentan una tasa de 31,70%.
  • el 53,3% de los hogares monoparentales con 1 o más hijos a cargo están en situación de AROPE, cifra que desciende al 28,5% en los hogares con dos adultos y niños/as a cargo.
  • en cuanto a las jubilaciones y pensiones están por debajo del umbral de pobreza el 40% de las pensiones de jubilación, el 70% de las pensiones de viudedad y casi el 90% de las de orfandad.
  • respecto a la diferencia entre hombres y mujeres es prácticamente nula: 28% hombres y 27,9% mujeres.

 

Terminamos el recorrido por este último informe con un dato positivo, relativo. Este es el segundo año que se produce una reducción del indicador, aunque de forma muy modesta. En este último año el indicador se ha reducido en 0,7 puntos porcentuales, que suponen 345.000 personas menos en riesgo de exclusión y pobreza.

 

DESCARGA EL INFORME