Skip to content

El reto de reducir la contaminación del aire

Las emisiones del transporte representan una proporción significativa de la contaminación del aire en las ciudades y sus efectos son devastadores. En la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el mundo se comprometió a "reducir sustancialmente el número de muertes y enfermedades producidas por productos químicos peligrosos y la contaminación del aire, el agua y el suelo" (Objetivo 3.9).

El Día Mundial del Medio Ambiente se celebra cada 5 de junio en todo el planeta, liderado por ONU Medio Ambiente, y el tema de 2019 es la contaminación del aire. Según los últimos datos, el 92% de los habitantes del mundo no respira aire limpio; la contaminación del aire le cuesta a la economía global 5 billones de dólares cada año debido a los gastos en asistencia social; y se estima que la contaminación por ozono a nivel del suelo reducirá el rendimiento de los cultivos básicos un 26% para 2030.

La contaminación del aire provoca enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y cáncer y también puede producir infecciones respiratorias bajas. Se estima que en 2016 la contaminación del aire en interiores y exteriores causó 7 millones de muertes en todo el mundo según el informe Measuring Progress (Medición del progreso) de ONU Medio Ambiente, que ha sido publicado recientemente.

Según este informe la implementación de 25 políticas de tecnología en Asia y Pacífico podría reducir hasta un 20% las emisiones de dióxido de carbono y un 45% las emisiones de metano a nivel mundial, lo que evitaría el calentamiento global en 0,3˚C.

La contaminación atmosférica proviene principalmente de cinco actividades humanas que arrojan una gama de sustancias perjudiciales para la salud humana como monóxido de carbono, dióxido de carbono, dióxido de nitrógeno, óxido de nitrógeno, ozono a nivel del suelo, material particulado, dióxido de azufre, hidrocarburos y plomo. Entre ellas la quema de madera y combustibles fósiles o basados en biomasa para cocinar, calentar o iluminar los hogares; la industria encargada de la producción de energía; la agricultura a través de la quema de residuos agrícolas que provoca emisiones, y el ganado que produce metano y amoníaco; la quema de residuos a cielo abierto y los desechos orgánicos en los vertederos que liberan a la atmósfera dioxinas nocivas, furanos, metano y carbono negro; y el transporte, responsable de casi una cuarta parte de todas las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía, a las cuales se atribuyen casi 400.000 muertes prematuras.

Por esta es la razón muchos gobiernos locales y nacionales están tomando medidas para mejorar la calidad del aire urbano mediante sistemas de transporte público más inteligentes:

  • Londres está impulsando desde el pasado abril una zona de emisiones ultra bajas en el centro de Londres que se expandirá a las carreteras circulares del norte y del sur a partir de octubre de 2021.
  • Chile tiene la segunda flota de autobuses eléctricos más grande del mundo, después de China.
  • Costa Rica utiliza una combinación de energía solar, biomasa, eólica y geotérmica para cubrir las necesidades energéticas del país durante más de 300 días continuos al año y enfatizan que la organización institucional es un requisito clave para el cambio.
  • En Noruega el 70% de los automóviles de pasajeros son eléctricos, el mayor porcentaje de vehículos eléctricos del mundo.
  • China lanzó en abril de 2018 un plan para promover los vehículos de pasajeros sostenibles en las flotas de las compañías fabricantes de automóviles, por eso ha sido elegido país anfitrión de este año.

Esta semana puedes proponerte algunas de estas acciones para combatir la contaminación del aire:

• Camina, muévete en bicicleta, utiliza el transporte público y comparte vehículo y si son eléctricos mejor.
• Apaga el motor cuando debas permanecer dentro del vehículo estacionado.
• Reduce el consumo de carne y de productos lácteos para ayudar a reducir las emisiones de metano.
• Ahorra energía apagando las luces y los equipos electrónicos cuando no estén en uso.
 

Día Mundial del Medio Ambiente 2019

Imagen de  Foto-Rabe en Pixabay