Skip to content

El desperdicio alimentario en América Latina

En América Latina los alimentos que se desperdician, solamente a nivel de venta, son más que los que se necesitan para alimentar a las personas que padecen hambre. Se calcula que cada latinoamericano malgasta 223 kilos de frutas, verduras, carne, pescado y productos lácteos al año. Cada día se desperdician alrededor de 348.000 toneladas de alimentos, es decir, 127 millones de toneladas de alimentos al año; lo que supone casi el 15% de los alimentos disponibles, a pesar de que hay 47 millones de habitantes pasando hambre.

Los países que más desperdician son Argentina, Brasil, México y Colombia

Los argentinos no consumen el 12,5% de lo que producen. O lo que es lo mismo, 16 millones de toneladas al año se desaprovechan en el país. En el caso de Brasil, la cifra asciende a 14,6 millones de toneladas anuales. México es uno de los países que más desperdicia en términos relativos, ya que las 10,4 millones de toneladas desperdicias corresponden al 37% del total de alimentos producidos en el país. Cierra el grupo Colombia, con 9,7 millones de toneladas.

Aunque los consumidores latinoamericanos son responsables del 28% de la comida malograda, el 72% remanente se pierde en el resto de eslabones de la cadena alimentaria: 28% a nivel de producción, 17% en mercado y distribución, 22% durante el manejo y almacenamiento y 6% a nivel de procesamiento. Mientras que las razones de que los consumidores tiren comida suelen estar relacionadas con la mala planificación a la hora de comprar y los errores que se cometen en el momento de conservar los alimentos, a nivel profesional las causas son menos obvias. En el proceso de producción, por ejemplo, se descartan muchas frutas, verduras o pescados que, por razones estéticas o de tamaño, no cumplen los estándares que muchas compañías exigen a los agricultores y pescadores. En los siguientes dos niveles, distribución y almacenamiento, los alimentos se pierden principalmente por culpa de las malas prácticas durante los procesos de manipulación y refrigerado.

SIGUE LEYENDO

 

Imagen de Nucleo editorial con licencia CC BY 2.0