Skip to content

Dietas saludables en el Día Mundial de la Alimentación

Este año el Día Mundial de la Alimentación 2019, que se celebrará el próximo 16 de octubre, demanda acciones en distintos sectores para hacer que las dietas saludables y sostenibles sean asequibles y accesibles para todos. Alcanzar el Hambre Cero no es solo abordar el hambre, sino también nutrir a la población, mientras cuidamos del planeta.

Una dieta saludable es la que proporciona las necesidades nutricionales de los individuos ofreciendo alimentos suficientes, inocuos, nutritivos y diversos para llevar una vida activa y reducir el riesgo de contraer enfermedades. Incluye, entre otros: frutas, verduras, legumbres, frutos secos, semillas y granos integrales y alimentos con un bajo contenido de grasas (sobre todo grasas saturadas), azúcar y sal.

Sin embargo, en las últimas décadas hemos cambiado drásticamente nuestras dietas y hábitos alimentarios como resultado de la globalización, la urbanización y el aumento de los ingresos. Los alimentos nutritivos que constituyen una dieta saludable ni están disponibles, ni son asequibles para muchas personas. Hoy en día hay poco espacio para los alimentos frescos producidos localmente, puesto que el modo de funcionamiento de nuestros sistemas alimentarios prioriza los cultivos básicos como los cereales, que muchas veces no van destinados al consumo humano, si no a alimentar al ganado.   

Este tipo de dieta poco saludable, combinada con estilos de vida sedentarios, ha disparado las tasas de obesidad en los países desarrollados y también en los países de bajos ingresos, donde coexisten hambre y obesidad. Ahora, más de 672 millones de adultos y 124 millones de niñas y niños (de 5 a 19 años) son obesos, y más de 40 millones de niños menores de 5 años tienen sobrepeso, mientras que más de 820 millones de personas padecen hambre.

Las dietas poco saludables constituyen el principal factor de riesgo de muerte por medio de las enfermedades no transmisibles (ENT), incluidas las enfermedades cardiovasculares, la diabetes y ciertos tipos de cáncer. Los hábitos alimenticios poco saludables, que tienen relación con una quinta parte de las muertes en todo el mundo, también están repercutiendo adversamente en los presupuestos sanitarios nacionales, con un coste de hasta 2 billones de USD al año.

La FAO advierte de que una amplia variedad de cultivos es crucial para proporcionar dietas saludables y salvaguardar el medio ambiente. Y aquí se activan las alarmas, puesto que en la actualidad tan solo 9 especies de plantas representan el 66% de la producción total de cultivos, a pesar del hecho de que a lo largo de la historia, más de 6.000 especies se han cultivado para obtener alimentos.

El cambio climático amenaza con reducir la cantidad de cultivos, disminuyendo la producción de las cosechas, y también la calidad o el valor nutritivo de los mismos. Además, el daño ambiental ocasionado por el sistema alimentario podría aumentar del 50 al 90%, debido al mayor consumo de alimentos procesados, carne y otros productos de origen animal en países de ingresos bajos y medianos.  

Necesitamos ser conscientes de que la buena salud de nuestro medio ambiente depende de cada una de nuestras acciones. Para este Día Mundial de la Alimentación la FAO nos ofrece esta receta para una vida saludable. ¿Te sumas?

  1. Incluye en tu dieta verduras, frutas, legumbres, frutos secos y granos integrales.
  2. Reduce el consumo de almidones refinados, azúcares, grasas y sal.
  3. Diversifica tu dieta, eligiendo una tradicional, local y de temporada.
  4. Come pescado capturado de manera sostenible.
  5. Piensa en el medio ambiente, reduciendo tu huella de carbono alimentaria.
  6. Mantén frescos los alimentos y no los desperdicies.
  7. Aprende a leer las etiquetas.
  8. No te dejes confundir por los embalajes o la publicidad.
  9. Haz ejercicio todos los días, al menos durante 30 minutos.

 

Más información