Skip to content

#DíadelaTierra

Ilustración del Día Mundial de la Tierra

Hoy es el Día de la Madre Tierra y este año coincide con la ceremonia de firma del Acuerdo de París sobre el cambio climático, que tendrá lugar en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York. Más de 165 países firmarán hoy el que hasta ahora es el mayor acuerdo contra el cambio climático, por el cual todos los países se comprometen a trabajar para limitar el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 grados centígrados en este siglo.

Según el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, “este pacto histórico, junto con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, tiene la capacidad de transformar nuestro mundo. Ahora debemos dar rienda suelta al ingenio humano en toda su magnitud, garantizar un crecimiento con bajas emisiones y aumentar la resiliencia al cambio climático”.

Las pequeñas acciones, multiplicadas por miles de millones, pueden producir cambios drásticos. Ban Ki-moon en su discurso señala que, además de que es esencial que nuestros dirigentes ejerzan su liderazgo en este ámbito, cada persona tiene capacidad para cambiar el estado de las cosas, como por ejemplo usando eficientemente la energía, poniendo freno al derroche de alimentos o reduciendo nuestra huella de carbono.

Para alcanzar los objetivos recogidos en este acuerdo, aprobado el 12 de diciembre de 2015, los países desarrollados se comprometieron a movilizar 100.000 millones de dólares anuales a partir de 2020 a través de fuentes públicas y privadas para ayudar en la mitigación de los efectos del cambio climático. La entrada en vigor del Acuerdo de París exige la adscripción de al menos 55 países que sumen, como mínimo, el 55% de las emisiones globales de gases contaminantes. Los que no lo hagan este viernes tienen un año entero para sumarse.

Aunque este acuerdo puede suponer un gran paso, para muchos es insuficiente, ya que aún cumpliéndose los compromisos de reducción de emisiones a los que obliga el Acuerdo, la temperatura subirá previsiblemente 3 grados, una temperatura incompatible con un planeta habitable, que quedan muy lejos de los deseables 1,5 grados centígrados. Según varios estudios, solo un aumento de 2 grados supondrá sequías, hambrunas y efectos devastadores para el coral marino.