Skip to content

Día Mundial de la Salud 2019

El Día Mundial de la Salud 2019 tiene lugar a medio camino entre la Conferencia Mundial Sobre Atención Primaria de Salud, celebrada en Astaná (Kazajstán) en octubre de 2018, y la Reunión de alto nivel sobre la cobertura sanitaria universal, que se celebrará en la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre de 2019. Es una efeméride que ofrece muchas oportunidades para transmitir la importancia de la equidad en los servicios de atención de salud, tanto para la salud de las personas como para la salud de las economías y de la sociedad en general. Por esta razón, la OMS dedica este año el Día Mundial de la Salud, el 7 de abril, a la cobertura sanitaria universal.

Para lograr la cobertura sanitaria universal es crucial que todas las personas puedan tener la atención que necesitan, cuando la necesiten, en el seno de su comunidad. Se está avanzando en este ámbito en todas las regiones del mundo, sin embargo, millones de personas siguen sin acceso a la atención de salud, viéndose obligadas a elegir entre la salud y otros gastos cotidianos, como alimentación, vestido o techo.

Según los datos que nos ofrece la OMS, cerca de la mitad de la población mundial carece de acceso integral a los servicios sanitarios básicos; más de 800 millones de personas (casi el 12% de la población mundial) gastan al menos un 10% de su presupuesto familiar en pagar los servicios de salud; y casi 100 millones de personas se ven abocadas a la pobreza extrema por hacer frente a estos gastos.

La cobertura sanitaria universal tiene su fundamento en la Constitución de la OMS de 1948, en la que se declara que la salud es un derecho humano fundamental, por el cual todas las personas deberían tener la información y los servicios que necesitan para cuidar de su propia salud y de la salud de sus familias. Desde entonces se adquiere el compromiso de garantizar a toda persona el más alto nivel posible de salud.

Una atención primaria de la salud de calidad y accesible es la base de la cobertura sanitaria universal. Es, o debería ser, el primer nivel de contacto con el sistema de salud, el ámbito donde las personas, las familias y las comunidades reciben la mayor parte de la atención sanitaria cerca de su lugar de residencia y trabajo. Esto supone una concepción holística de la salud, porque en lugar de limitarse a tratar una sola enfermedad o afección, trata de cuidar a las personas y ayudarlas a mejorar su salud y mantener su bienestar. Con la atención primaria de salud se cubren la mayoría de las necesidades sanitarias a lo largo de la vida, incluyendo las pruebas para detectar posibles problemas de salud, la vacunación, la comunicación sobre cómo prevenir enfermedades, la planificación familiar, el tratamiento de afecciones puntuales y crónicas, la coordinación con otros niveles de atención de salud y la rehabilitación.

Un sistema sanitario con una atención primaria de salud sólida contribuye a obtener mejores resultados sanitarios, de una forma más eficaz y equitativa, ayudando a los países a avanzar hacia la cobertura sanitaria universal. Pero debemos seguir avanzando en conocer quiénes se están quedando fuera, y para ello necesitamos datos desglosados por sexo, edad, ingresos, ubicación, educación y otros factores que afectan al acceso a los servicios de salud. Es también fundamental identificar las inequidades en salud entre grupos poblacionales a través del análisis pormenorizado de la situación de salud, encuestas e investigaciones específicas y profundizar en los factores determinantes de la salud por medio de sistemas sólidos de información.

Igualmente necesitamos definir e implementar políticas y acciones con un enfoque multisectorial. Los sistemas de salud, eficientes y participativos, requieren de mecanismos claros de inclusión, transparencia y rendición de cuentas, de participación a todos los niveles, de diálogo y consenso entre los diferentes actores sociales, así como del compromiso político firme y de largo plazo de las autoridades de formular políticas, legislaciones, reglamentaciones y estrategias para acceder a servicios integrales, oportunos y de calidad.