Skip to content

Depresión en el Día Mundial de la Salud

infografías de la OMS sobre la depresión

La Organización Mundial de la Salud (OMS) nos propone este año el lema: “Depresión: hablemos”. La depresión es un trastorno mental frecuente que se caracteriza por una tristeza persistente y por la pérdida de interés en las actividades con las que normalmente se disfruta, así como por la incapacidad para llevar a cabo las actividades cotidianas, durante al menos dos semanas. Las personas con depresión suelen presentar varios síntomas: pérdida de energía; cambios en el apetito; necesidad de dormir más o menos de lo normal; ansiedad; disminución de la concentración; indecisión; inquietud; sentimiento de inutilidad, culpabilidad o desesperanza; y pensamientos de autolesión o suicidio.

Este trastorno afecta a personas de todas las edades y condiciones sociales y de todos los países. Según los diferentes estudios, más de 300 millones de personas en todo el mundo viven en estado de depresión, lo que supone un incremento de más del 18% entre 2005 y 2015, que en su grado extremo lleva a muchas personas al suicidio. De hecho, según datos de la OMS, actualmente, el suicido es la segunda causa de muerte de personas entre 15 y 29 años.

Desde la OMS se nos recuerda que para abordar la depresión se deben tomar en consideración nuevos enfoque para la salud mental porque incluso la depresión más grave se puede superar con el tratamiento adecuado.

Es urgente invertir más

En muchos países prácticamente no hay apoyo disponible para las personas con trastornos de salud mental. Incluso en los países de ingresos altos, casi el 50% de las personas con depresión no reciben tratamiento. De promedio, sólo el 3% de los presupuestos de salud de los países se invierte en salud mental.

Sin embargo, invertir en salud mental beneficia el desarrollo económico. Por cada dólar invertido en la ampliación del tratamiento para la depresión y la ansiedad se produce un retorno de 4 dólares en mejor salud y habilidad para trabajar.

Según un estudio de la OMS, que hace una estimación de los costos de tratamiento y los resultados de salud en 36 países de ingresos bajos, medios y altos entre 2016 y 2030, los bajos niveles de reconocimiento y de acceso a la atención de esta la depresión y otros trastornos mentales comunes como la ansiedad, provocan una pérdida económica global de un billón de dólares cada año que afectan a hogares, empresas y gobiernos.

La salud es un derecho humano y la depresión supone un grave quiebro para la salud de millones de personas. Así, pues, hablemos de la depresión.