Skip to content

Caminamos por el Derecho Humano al Agua

Marcha Mundial por el Agua y el Saneamiento

Según la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas en julio de 2010 “el derecho al saneamiento y al agua potable segura y limpia es un derecho esencial de las personas para vivir una vida plena”. La realidad por desgracia es muy distinta y hoy sigue habiendo 748 millones de personas sin acceso a una fuente mejorada de agua. Además, 1.800 millones de personas utilizan fuentes de agua potable que acaban siendo contaminadas debido a la defeación al aire libre, lo que supone un grave foco de enfermedades. Los datos señalan que cada año 500.000 niños mueren por enfermedades relacionadas con la diarrea ¡1.400 al día!

Hay otras cifras que muestran lo absurdo de no tomar medidas definitivas para resolver el derecho al agua y saneamiento para todas las personas. Según Naciones Unidas, la falta de agua, saneamiento e higiene implica pérdidas del PIB en África superiores a la ayuda al desarrollo de todo el continente.

Aunque los retos pendientes son enormes, los avances realizados en las últimas décadas ponen de manifiesto que conseguirlos es posible. Entre 1990 y 2012 el esfuerzo realizado por la comunidad internacional ha hecho posible que más de 2.200 millones de personas hayan accedido al agua en condiciones básicas, pero todavía existen grandes desigualdades entre regiones y colectivos.

¿Cómo se puede alcanzar el acceso universal al agua?

  • Es preciso que exista un compromiso decidido de la comunidad internacional y, actualmente, este se refleja en las negociaciones en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible que contemplan conseguir el acceso universal al agua en 2030.
  • Es necesario que se promuevan políticas en el sector hídrico coherentes con los principios del derecho humano (asequibilidad económica, calidad, accesibilidad física…), favoreciendo mecanismos de participación ciudadana en la toma de decisiones, así como la transparencia y la rendición de cuentas.
  • Resulta clave realizar una gestión integral de los recursos hídricos y fortalecer a las instituciones públicas y las comunidades locales en la gestión adecuada y sostenible del agua, así como facilitar la formación y sensibilización en prácticas higiénicas.
  • Por último es imprescindible destinar recursos técnicos y económicos para la promoción del acceso universal al agua de forma sostenible. Para ello es necesario el compromiso firme de los Estados, como responsables de respetar, proteger y cumplir el Derecho Humano al Agua.

La campaña “Cumplan sus promesas” exige a todos los gobiernos que cumplan las promesas realizadas y garanticen que todas las personas tengan acceso al agua y al saneamiento. En 2014, 660.000 personas se movilizaron en todo el mundo. En 2015, miles de personas se pondrán nuevamente en marcha y se reunirán con los responsables de la toma de decisiones para exigirles que cumplan con sus obligaciones.

Para que todo esto sea posible necesitamos el apoyo de la ciudadanía y de las organizaciones de la sociedad civil para que estas demandas sean atendidas en el ámbito político y para que los gobiernos cumplan sus obligaciones derivadas del Derecho Humano al Agua. ONGAWA, Oxfam Intermón, Prosalus y Unescoetxea, en colaboración con la Coalición Global de Organizaciones de la Sociedad Civil End Water Poverty y con el apoyo de otras organizaciones españolas, te invita a participar en la Caminata Internacional por el acceso universal y sostenible al agua y saneamiento el próximo 15 de marzo en Madrid. Únete a la Marcha Global por el agua y saneamiento. El acceso universal al agua es posible ¡y urgente!