Skip to content

Buenas prácticas en el Día Mundial de la Alimentación 2019

Actualmente una de cada nueve personas en el mundo está subalimentada, alrededor de 821 millones. El hambre es consecuencia directa de la pobreza, la falta de infraestructuras agrícolas y el aumento de los precios de alimentos en el mercado internacional. Además, el cambio climático está incrementando el riesgo de desastres tales como sequías e inundaciones que traen consigo la reducción de los recursos naturales de los que dependemos para alimentarnos y la destrucción de puestos de trabajo en el mundo agrario.

El ODS 2 busca acabar con el hambre, garantizar alimentos sanos y nutritivos para toda la población y promover la agricultura sostenible. Las organizaciones del sector deben liderar la transformación de la cadena agroalimentaria, clave para logar este Objetivo. Por eso, la Red Española del Pacto Mundial ha elaborado un decálogo de buenas prácticas relacionadas con ODS 2 y entre ellas está la investigación y publicación que realizó PROSALUS sobre agricultura resiliente al cambio climático para contribuir a la seguridad alimentaria en América Latina y Caribe, en colaboración con AECID, FIIAPP y FAO. Para ello se recogieron 37 experiencias de diferentes países del continente y se celebró un taller regional en Bolivia. Partiendo de las lecciones aprendidas aportadas, se hizo una sistematización de cómo avanzar frente al cambio climático, estructurada en torno a 4 presupuestos, 5 elementos biológicos y 4 elementos estructurales. Del proceso surgieron tres publicaciones que están disponibles en nuestra web.

Estas son 10 ideas, alineadas con las metas específicas del ODS 2, que pretenden servir de guía a las organizaciones del sector agroalimentario para contribuir al ODS 2:

1.    Promover prácticas de agricultura, ganadería y pesca sostenible (meta 2.4 y 2.5)
2.    Realizar donaciones a bancos de alimentos, comedores sociales y ONG (meta 2.1)
3.    Establecer programas de alimentación y nutrición saludable (meta 2.1 y 2.2)
4.    Crear productos alimenticios para combatir la malnutrición, como alimentos enriquecidos o fortificados (meta 2.1 y 2.2)
5.    Invertir en innovación, tecnología y transformación digital (meta 2.3, 2.4 y 2.a)
6.    Asignar precios asequibles a alimentos de primera necesidad o dirigidos a grupos vulnerables fomentando la nutrición adecuada de la población (meta 2.1 y 2.c)
7.    Impulsar el derecho a la alimentación (meta 2.1, 2.2 y 2.c)
8.    Gestionar bajo criterios de economía circular los recursos naturales, el agua y la energía (meta 2.4 y 2.5)
9.    Reducir el desperdicio de alimentos (meta 2.4)
10.    Crear alianzas que permitan poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible (meta 2.1, 2.2 y 2.4)