Skip to content

Aguas residuales, aguas desperdiciadas

Cartel del Día Mundial de Agua 2017_detalle

Por Teresa de Febrer.- El agua es un elemento esencial del desarrollo sostenible porque contribuye al bienestar de las personas, afecta a la seguridad alimentaria y energética, así como a la salud humana y al medio ambiente. De cara al próximo 22 de marzo, Día Mundial del Agua, Naciones Unidas nos recuerda que “una gota de agua es flexible. Una gota de agua es poderosa. Una gota de agua es más necesaria que nunca”. De ahí que este año se contemple el agua residual como un recurso porque “no existen las aguas residuales, sino solo agua desperdiciada”.

Las aguas residuales son aquellas que han sido utilizadas en las actividades diarias, sean domésticas, comerciales, industriales o de servicios. La reutilización de aguas residuales es una nueva vía para el aprovechamiento y el ahorro de agua. Actualmente, más del 80% de las aguas residuales regresa a la naturaleza sin haber sido tratadas, lo que supone que gran cantidad de contaminantes penetran en los ecosistemas.

Según datos aportados por la FAO, solo el 0,003% del agua del planeta es agua dulce y el 70% de dicho porcentaje se utiliza en actividades agrícolas. De aquí que cada vez más países están explorando vías para la reutilización del agua en la producción agrícola. La clave, para la FAO, es hacerlo de forma segura, eliminando patógenos, elementos químicos, antibióticos y otros residuos que pueden ser perjudiciales tanto para la agricultura como para los consumidores de los alimentos producidos con dichas aguas.

Asimismo, en las zonas urbanas se incrementan las inversiones en el tratamiento de las aguas residuales, aumentando paulatinamente su uso en los cultivos periurbanos que suelen depender de tales aguas para su adecuado desarrollo.

La reutilización de las aguas residuales se tiene en cuenta en la economía circular, impulsada por la Comisión Europea, y se contempla como un recurso cuya buena gestión conlleva beneficios para la salud de las personas y de los ecosistemas.

Imagen: Cartel del Día Mundial del Agua 2017