Skip to content

2015 Año Europeo del Desarrollo

Cartel del Año Europeo del Desarrollo

Estrenamos el Año Europeo del Desarrollo, cuyo lema es “nuestro mundo, nuestra dignidad, nuestro futuro” que hace un llamado a la coherencia de políticas y hace hincapié en que la dignidad humana no tiene fronteras. Uno de los objetivos de la celebración de este año es impulsar la participación directa de la ciudadanía en todas aquellas actividades relacionadas con la ayuda al desarrollo, además de explicar por qué es importante que Europa contribuya a erradicar la pobreza. 2015 coincide también con la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU, por lo que la comunidad internacional deberá hacer balance de los éxitos y fracasos en la lucha contra la pobreza.

La puesta en marcha del Programa para el cambio y la Comunicación “Vida digna para todos” son las guías de acción para las actividades de esta edición del Año Europeo del Desarrollo (EYD2015).  El Programa para el Cambio, que comenzó en 2012, procura que el sector privado juegue un papel más importante a la hora de lograr un crecimiento integrador y sostenible con un enfoque basado en los derechos, para que los derechos humanos y la gobernanza sean tenidos en cuenta como condiciones necesarias para el progreso, el desarrollo y la capacitación de las personas.

La encuesta especial del Eurobarómetro de octubre de 2012, puso de manifiesto el fuerte respaldo de los ciudadanos de la UE (85%) a las ayudas a las poblaciones de los países socios. A pesar de la situación económica, más de seis de cada diez europeos consideran que deberían aumentarse estas ayudas. Sin embargo, al mismo tiempo, también la encuesta señala que los ciudadanos europeos carecen a menudo de información sobre la cooperación al desarrollo, sobre los motivos por los que es necesaria y sobre el valor añadido de la política de desarrollo de la Unión Europea. Por ejemplo, el Eurobarómetro reveló que el 53% de los encuestados manifestaba su total ignorancia en cuanto al destino de la ayuda de la UE. En general, los ciudadanos no son muy conscientes de la eficacia y los efectos positivos de la ayuda, que deben explicarse en términos menos técnicos y mucho más orientados a resultados e impacto sobre las poblaciones donde tienen lugar las intervenciones.

En la actualidad, la UE junto con sus Estados miembros, constituye el mayor donante de ayuda oficial, con un volumen de 56.500 millones de euros en 2013, más de la mitad del total mundial. Además, la UE es el primer donante de ayuda humanitaria y sólo en 2011 atendió a más de 150 millones de personas en 80 países. Pero aunque la UE está a la vanguardia de la lucha contra la pobreza, esta sigue siendo enorme, con cuatro mil millones de personas que viven en la pobreza extrema, casi tres veces la población de Europa. La desnutrición provoca al menos un tercio de todos los fallecimientos infantiles en el mundo en desarrollo y es la causa principal de mortalidad del 20% de las madres, alrededor de 1.400 millones de personas en todo el mundo no tienen acceso a la electricidad y casi tres mil millones de personas dependen de combustibles sólidos, como el carbón o la biomasa tradicional, para cocinar y calentarse.

El Año Europeo del Desarrollo es una oportunidad clave para crear conciencia sobre la acción exterior de la Unión Europea y de los actores de la cooperación internacional al desarrollo, así como de reforzar el compromiso de la UE para alcanzar el 0,7 % de la financiación del desarrollo.